• Lun - Vie 9:00 - 20:00

Tag Archives: estrés

Deportistas de alto rendimiento, ansiedad y estrés

Uno de los problemas más comunes que afecta a los deportistas de alto rendimiento es la ansiedad y el estrés, tanto previo a la competencia como en el momento o después de la misma.

Ansiedad

Definición: La ansiedad es un mecanismo de defensa natural del organismo frente a estímulos externos o internos que son percibidos por el individuo como amenazantes o peligrosos​ y se acompaña de un sentimiento desagradable o de síntomas somáticos de tensión. Se trata de una señal de alerta que advierte sobre un peligro inminente y que le permite a la persona que adopte las medidas necesarias para enfrentarse a una amenaza. (ver ansiedad).

Si el cerebro del deportista considera que tiene los recursos necesarios para enfrentar la situación se activa en forma positiva (arousal)  y se prepara para actuar de la mejor manera. Pero si en cambio la situación lo sobrepasa el cerebro pasa a actuar “a la defensiva”, preparando al deportista para luchar contra esa amenaza o escaparse de la misma. Nuestro cerebro quiere salvarnos la vida. Se pone en modo supervivencia y actúa en consecuencia.

Este estrés aleja al deportista de su mejor versión, no permitiéndole rendir como realmente puede.

Ansiedad precompetitiva 

¿Un partido pone en riesgo nuestra vida? ¿Verdad que no? ¿Y un juego olímpico? ¿Una final? ¿Y un Mundial? Tampoco. Esos eventos, por más importantes que sean, no son la antesala de una muerte lenta y dolorosa. No! Se ganará o se perderá, pero no está en juego la vida de nadie. Y eso el cerebro no lo sabe, ya que mal aprendió, de forma equivocada, que ese evento que va a producirse dentro de poco es una amenaza para el deportista.

Como consecuencia de esa amenaza reacciona de forma autónoma provocando estrés y ansiedad. Todo esa situación desagradable perjudica el entrenamiento, el descanso y todos los objetivos planeados. Genera un círculo vicioso de pensamiento, donde el deportista empieza a querer, inconcientemente, evitar el evento al sentir que no va a poder lograr sus metas. Hace una evaluación sesgada y negativa de sus posibilidades reales de victoria. Esto le provoca mal humor y tensión. El atleta entrena mal.  Algunos ejercicios puede empezar a ejecutarlos de forma no correcta, lo que le genera mayor tensión y nervios. Al llegar al estadio, el día de la competencia puede sentir deseos de no querer salir a la cancha a competir. Puede llorar, sentir que le baja la presión y ganas de huir o que todo termine cuanto antes.. 

Al tener esos síntomas el deportista pierde el norte. En vez de estar concentrado en dar el máximo de sus posibilidades, concentrado en sus puntos fuertes y en los puntos débiles del rival, recordando sus movimientos claves y la táctica a emplear, en vez de estar motivado y con ganas de salir a la cancha y brillar, de estar preparado para dar el 110% de sus posibilidades, el deportista se encuentra ansioso, molesto, desganado y angustiado. La sensación de ansiedad y sus miedos por su posible fracaso consumen su energía y lo sacan de foco. 

Ansiedad competitiva

¿Y en el momento de la competencia? Imaginemos a ese futbolista que a los 20 minutos del primer tiempo erra un penal importantísimo para su equipo. Se desmorona, cae en un pozo anímico y no puede salir. Se angustia y se maldice mentalmente por esa oportunidad perdida. Deambula por la cancha pensando en el pase al equipo grande que no se hará, en la vergüenza por lo que publicarán los diarios al día siguiente, etc, etc. Cada pelota que va a tocar, desde ese momento hasta que termine el partido va a estar influenciada por ese error. Su atención cambió. Ya no recuerda su plan. Actúa, en caliente, para superar el mal trago, quiere hacer todo junto y no le sale nada. O se esconde no queriendo tocar la pelota. Se lo ve distraído o de malhumor. ¡Todo por una pelota mal ejecutada! ¡Y aún quedan 70 minutos de juego!

Estas sensaciones y pensamientos rumiantes se pueden disparar, en fútbol por un penal, pero también por una patada recibida y no sancionada por el árbitro, por un mal pase dado, por tirar la primera pelota que patea lejos del arco, por un defensor que le robó la pelota dos veces seguidas, y por un sin fin de motivos más. Y en cada deporte pasa exactamente lo mismo. Todas esas situaciones normales de un partido sacan al deportista de foco y provocan que le vaya mal. Muy mal.

El después

Ante ese cuadro el deportista, lógicamente, tiene menos probabilidades de conseguir lograr sus objetivos. Y fracasa. Esto produce en su mente una “profecía autocumplida”. Él sabía que le iba a ir mal y le fue mal. ¿Y adivinen que le va a pasar a ese deportista la siguiente vez que lo vaya a intentar? Si, volverá a sentir el mismo estrés y ansiedad, volverá a rendir mal y nuevamente fracasará. Esto genera un círculo vicioso del que es casi imposible que salga solo. Su cerebro mal aprendió.

Hipnosis y ansiedad

La hipnosis es una excelente herramienta para cortar ese círculo vicioso y pasar a un círculo virtuoso de pensamiento, en el cual el deportista vuelve a valorar, de forma real y clara, los recursos con los que cuenta. Al cambiar su estado emocional, cambia su realidad. Sube su autoconfianza. Tanto en sus entrenamientos, en los días y noches previas, como en el momento de la competencia, el deportista adquiere herramientas para resetearse, para volver a su camino y dar su máximo. Con optimismo y fe. Al saber que cuenta con estrategias de autorregulación y motivación sube su seguridad y con ella su rendimiento. Se convierte en un deportista más completo y fiable, aumentando sus posibilidades de éxito en aquello que emprende.

Lo invitamos a comenzar con esta experiencia positiva que cambiará su vida. Realice su consulta haciendo clic aquí.

Hipnosis: como adelgazar sin pasar hambre

Uno de las excusas o temores que existen cuando se quiere adelgazar es no poder tolerar el sufrimiento de pasar hambre. Pero si se decide utilizar la hipnosis para adelgazar, ¿Se pasa hambre?

Conoce a tu estómago

Nuestro estómago es un músculo hueco, como un globo. Cada vez que ingresa alimento, las paredes de este globo se expanden, se dilatan y permiten que siga ingresando más alimento. Por lo tanto, cuanto más comemos, más se expanden esas paredes y existe mayor capacidad para que ingrese más alimento.

Cuando comenzamos a ingerir menos alimento ocurre lo contrario, lentamente esas paredes dilatadas comienzan a contraerse, ese “globo” comienza a desinflarse suavemente hasta lograr un tamaño adecuado y saludable. A menor tamaño, menor capacidad y mayor saciedad.

La hipnosis funciona de varias maneras, depende de cada persona las técnicas que se pueden aplicar para lograr el objetivo que usted tanto desea: adelgazar.

Banda gástrica virtual, como funciona?

Una de las técnicas más conocidas y difundidas a nivel mundial es la famosa “ Banda gástrica virtual”. El procedimiento es muy sencillo, prácticamente no tiene contraindicaciones y principalmente actúa disminuyendo el deseo de comer ya que favorece la saciedad.

Lo que antes parecía imposible de lograr, se vuelve natural y fácil de conseguir.

Al lograr mayor saciedad el deseo de consumir alimentos se encuentra disminuído por lo que usted no solo no pasa hambre sino que a su vez no desea consumir más alimentos.

Esta técnica es una de las estrategias mediante hipnosis clínica, pero no es la única.

Otra mirada para el mismo problema

Le ha sucedido que ante episodios de ansiedad o angustia tiene un impulso de comer algo dulce? O se da cuenta de que nada le “llena”?

El estrés, la ansiedad e incluso ciertos estadios de la depresión se asocian frecuentemente con aumento del apetito.

Mediante hipnosis clínica usted puede adquirir estrategias para controlar dichos impulsos y sobre todo disminuir la ansiedad y el estrés, lo que conlleva a una disminución de sus ingestas y por lo tanto logra bajar de peso de una manera natural y fácil.

Pero más importante aún es que usted va a poder lograrlo sin esfuerzo y sin hambre, cambiando sus hábitos de forma definitiva. Su mente y cuerpo logran adquirir esta habilidad y mantener el control.

Muchas personas que han utilizado estas estrategias quedan asombradas por los resultados positivos a la vez que destacan lo natural y efectivo de estas técnicas.

En el Centro de Hipnosis Uruguay usted comenzará a bajar de peso sin los desagradables efectos adversos de ciertos fármacos que se utilizan para adelgazar a la vez que logrará aprender habilidades que le ayudarán de por vida. Garantizamos un tratamiento personalizado, buscando la mejor estrategia para poder lograr sus objetivos.

Si tiene alguna duda o quiere conocer más sobre su caso en particular, lo invitamos a realizar una consulta haciendo clic aquí

Por más información [haz clic aquí]

Cómo funciona la hipnosis para bajar el estrés

Para entender como funciona la hipnosis para reducir el estrés lo invitamos a pensar en esto:

Muchas personas no recuerdan la primera vez que se subieron a una bicicleta. Sin embargo, al día de hoy, les resulta muy fácil subirse y comenzar a andar. Hay personas que ese proceso lo realizan rápidamente, mientras que otras requieren de un poco más de práctica. Lo que sucede es que la mente automatiza, de manera inconsciente, a mantener el equilibrio.

Sucede lo mismo con el manejo del estrés. 

Ahora imagínese que toma esa bicicleta y por primera vez comienza a recorrer un camino, uno donde nadie haya transitado jamás. Entonces decide recorrerlo una, dos, tres… hasta mil veces. Ese camino deja de ser nuevo y pasa a estar tan transitado, que ese recorrido difícilmente puede ser borrado.

Hipnosis para el estrés: andando en bicicleta

De eso se trata la hipnosis para reducir el estrés. Se trata de aprender una nueva habilidad, de tomar esa bicicleta y comenzar a pedalear.

Puede ser que inicialmente requiera “rueditas”, un equipo de profesionales que le ayuden a comenzar a andar, pero rápidamente esas «rueditas» son quitadas y usted comienza a circular solo. Es por eso que en nuestro programa Menos Stress se consiguen resultados desde la primera sesión.

En nuestro cerebro existen circuitos neuronales que se activan y se forman a medida que vamos aprendiendo una habilidad nueva. Un caso típico es el de los pianistas, donde se ha demostrado que su cerebro se desarrolla más en un área especial. Esta área, denominada sensitivo motora, funciona muy diferente en profesionales de otras disciplinas. Como dice el dicho: la práctica hace al maestro.

La hipnosis para bajar el estrés requiere un neuroentrenamiento. Se trata de adquirir una nueva habilidad, la capacidad de crear y desarrollar circuitos nuevos en nuestra mente.

Por lo que, para controlar el estrés con hipnosis, se requiere de práctica y entrenamiento.

Lo interesante, luego de una sesión de hipnosis, es que usted será capaz de experimentar una profunda sensación de calma y tranquilidad: ahora ya tiene su bicicleta y comenzó a dar las primeras pedaleadas.

Hormonas del estrés

Nuestro organismo a medida que nos vamos entrenando en esta nueva habilidad, además de generar circuitos nuevos, reduce la producción de hormonas del estrés como el cortisol y la adrenalina.

Dichas sustancias se producen ante aquellas circunstancias que consideramos amenazantes. Se trata de hormonas útiles para mantener nuestro organismo alerta. Pero ¿Qué sucede cuando percibimos cualquier situación como amenazante?

Cuando estas sustancias se siguen generando de manera crónica, provocan que nuestro sistema cardiovascular se sobre estimule y nuestro sistema inmune se deteriore. Esto favorece la aparición de enfermedades infecciosas, autoinmunes, cardiovasculares, entre otras.

Utilizar técnicas de autohipnosis ha demostrado disminuir la producción de dichas sustancias, lo cual implica una mejoría notoria en nuestra salud tanto física como mental.

Lo invitamos a que usted tome su bicicleta y aprenda esta habilidad que lo llevará hacia esos caminos que usted tanto busca y anhela.

Puede hacer su consulta haciendo clic acá o puede conocer más sobre nuestro Programa Especial Menos Stress.

Por más información [haz clic aquí]

¿Por qué nos duele la panza frente al estrés?

¿Qué ocurre en nuestro cuerpo cuando estamos frente a situaciones de estrés o ansiedad? ¿Por qué nos duele la panza cuando sentimos miedo, estrés o ansiedad? ¿Por qué a ciertas personas se les cae el pelo cuando sufren de estrés?

Hace muchos años se creía que la mente y cuerpo funcionaban de forma independiente, como dos sistemas en paralelo. Como si estuvieran desconectados.

Con los avances de la ciencia sabemos que es nuestro cerebro es quien comanda nuestro organismo, una maquinaria que logra así mantener el equilibrio.

La balanza del cuerpo: el cerebro bajo estrés

Simplificando todo el sistema, podríamos decir que nuestro cerebro funciona como una balanza:

Cuando ocurre una situación que se percibe como estresante o amenazante inclina la balanza hacia un extremo. En ese extremo se activa nuestro sistema “simpático”, un sistema de “alarma”. Una alarma que provoca que nuestro corazón lata más rápido, que nuestra respiración se acelere y que nuestros músculos se contraigan. Lo que sucede es que se liberan a la sangre cocktail de hormonas del estrés, como la adrenalina y el cortisol, para responder de forma rápida y  efectiva.

Por el contrario, si nos encontramos ante una situación donde nos sentimos seguros y tranquilos, la balanza se inclinará al extremo opuesto, activando nuestro sistema “parasimpático”. Este sistema prácticamente genera lo contrario al sistema “simpático”: baja la frecuencia cardíaca, disminuye la presión arterial y favorece la relajación muscular.

Balanza mal calibrada: dolor de panza y ansiedad

Muchas veces nuestra balanza se encuentra mal “calibrada” y cualquier conflicto o situación, incluso nuestros pensamientos pueden generar que la balanza se incline hacia un extremo de forma exagerada.

Esto ocurre sin darnos cuenta, sucede de forma inconsciente, y muchas veces circulamos por la vida con la balanza “mal calibrada”. Lo que sucede es que nos sentimos sobrecargados y agobiados, ya que la balanza registra todo lo que nos sucede de forma errónea.

Al estar ansiosos o tener estrés crónico, el impacto prolongado de las hormonas del estrés que se liberan a la sangre, termina siendo nocivo y repercute en todos nuestros órganos.

Cuando la balanza se inclina hacia el lado “simpático”, que de simpático tiene poco, los órganos que se activan reciben mayor “atención”. Se les da la preferencia a los músculos, el corazón y los pulmones, dejando en segundo plano a aquellos órganos no tan necesarios en una situación de estrés, como el sistema digestivo y la piel.

Por lo tanto, no ha de sorprendernos que nos duela la panza ante situaciones que nos generan ansiedad o tensión. Esto se debe a que literalmente nuestro estómago recibe menos flujo de sangre, se contrae y esto nos produce dolor.

El impacto del estrés en el cuerpo puede ser muy variado. Por ejemplo, es muy frecuente encontrar personas que frente a situaciones de estrés crónico se les cae el cabello. Esto se entiende dado que nuestro sistema de alarma no prioriza nuestro pelo ante una supuesta situación de estrés.

Cómo calibrar la balanza: la hipnosis

La hipnosis clínica es una estrategia muy efectiva que nos ayuda a  calibrar nuestra balanza y nos permite llevar una vida mas saludable y plena.

La hipnosis nos ayuda a liberar esa carga innecesaria y nos enseña a equilibrar las situaciones sin sobrecargar ningún lado de esa balanza.

Queremos invitarle a que nos cuente su situación haciendo clic aquí.

Por más información [haz clic aquí]

× Enviar WhatsApp aquí