• Lun - Vie 9:00 - 20:00

Tag Archives: beneficios

Beneficios de dejar de fumar, segunda parte

El dejar de fumar es una de las decisiones más importantes que una persona puede tomar en su vida, ya que sus beneficios son innumerables. En este link ya vimos algunos de ellos. Ahora en esta segunda parte podrá seguir entendiendo por que el dejar de fumar tiene que ser prioridad absoluta en tu vida.

Más beneficios que otorga el dejar de fumar:

Disfunción eréctil:

Dejar de fumar ayuda tanto a recuperar la erección como a sostenerla en el tiempo. La nicotina, al tener propiedades vasoconstrictoras, afecta directamente el flujo de la sangre afectando la vida sexual del fumador. En una investigación del International Journal of Impotence Research  se pudo evidenciar que el dejar de fumar por unas semanas provocaba que las personas subieran su desempeño disfrutando mucho más el tener relaciones sexuales.

Fertilidad:

En la mujer, el fumar, disminuye la reserva ovárica, provoca trastornos menstruales, ocasiona que tenga peor calidad embrionaria y ovocitaria y provoca anomalías cromosómicas. Además se incrementan las posibilidades de embarazos ectópicos y se adelanta la menopausia.

En los hombres disminuye la cantidad, la calidad y la motilidad de los espermatozoides. También disminuye la capacidad de los espermatozoides de fertilizar óvulos. El dejar de fumar aumenta la fertilidad de la mujer pero no revierte su reserva ovárica. Los efectos nocivos del fumar son reversibles en los espermatozoides.Se puede asegurar que los tratamientos de esterilidad e infertilidad tienen mejores resultados si ninguno de los integrantes de la pareja fuman.

Boca y dientes:

Se reducen los riesgos de infecciones y patologías periodentales. Mejora notablemente el aliento al eliminar el olor desagradable que dejaba el cigarro. Se empieza a producir más cantidad de saliva, lo que hará que las encías estén más protegidas y mejorará la capacidad del cuerpo de neutralizar la placa bacteriana. Los dientes dejarán de ponerse amarillentos y se recuperará el soporte oseo. Dejará de debilitarse el esmalte haciendo que sea menos vulnerable a la aparición de caries. 

Gusto y olfato:

Debido a que los componentes tóxicos de los cigarrillos afectan en forma directa a las papilas gustativas y a los receptores olfatorios el fumador ve afectada su percepción del gusto y del olfato. En el plazo de 10 días posterior a dejar de fumar la persona va a empezar a sentir de forma más intensa tanto los gustos como los olores, abriéndole un mundo olvidado de sensaciones.

Huesos:

El fumar aumenta el riesgo de desarrollar osteosporosis lo que provoca que sea más alto el riesgo de sufrir fracturas. También provoca artrítis reumática y menor respuesta a los fármacos que la tratan, necesitando mayor dosis para lograr la respuesta deseada. Ante una operación ósea el riesgo de complicaciones aumenta así como también el dolor y el tiempo de curación de las fracturas.

El dejar de fumar genera, como uno de sus grandes beneficios, que los huesos empiezan a sanar inmediatamente. Dentro del primer mes después de dejar de fumar los huesos empiezan a ganar fuerza y la circulación empieza a mejorar. El esqueleto gana solidez debido a que recibe más oxígeno y minerales. Disminuye gradualmente el riesgo de padecer cáncer de huesos llegando al 50% al cabo de una década. 

Económicos:

Tal vez usted ya hizo la cuenta, o tal vez no. Siempre es bueno recordar el gasto que se hace en fumar. No es gratis, ni para la salud ni para el bolsillo. El eje central de este punto es pensar si no se le podría dar un destino mejor a ese dinero, tanto para desarrollo personal, para viajes, para realizar algún proyecto o para obras de beneficencia. Más allá de que el envenenarse y dañar el cuerpo nunca es una buena opción estaría bueno pensar en que se podría invertir y que podría realizar la persona si conservara con él su dinero.

Actualmente, marzo 2020, en Uruguay, una caja de cigarrillos de 20 unidades tiene un costo de 165 pesos uruguayos (4,3 dólares américanos). 

Suponiendo que una persona fuma promedio 20 cigarros por día esa persona gasta aproximadamente 5.000 pesos uruguayos al mes (131 dólares americanos). 

En un año gasta 60.000 pesos uruguayos (1.570 dólares americanos).

En 20 años va a haber gastado, o gastará, 1.200.000 pesos uruguayos (31.400 dólares americanos).

Ahora piense un minuto e imagínese si no podría darle un mejor destino a su dinero.

Cantidad de cigarros fumados:

Uno no se da cuenta, pero solo el pensar la cantidad de cigarros que fumó y que si continuara con las mismas rutinas fumaría nos da una idea clara del daño que nos estamos haciendo. Hagamos la misma cuenta que antes, pero ahora con la cantidad de cigarrillos que se fuma.

Si fuma al día 20 cigarros, fumaría en 30 días 600 cigarros, en un año 7.200 cigarros y en 20 años 144.000 cigarrillos cigarros.

Imagínese con esa cantidad de cigarrillos frente a usted y que alguien lo obligue a fumárselos. ¿Horrible no? Ponga un cigarrillo al lado de otro, haga ese ejercicio mental. Y piense en el beneficio que tiene para su vida el dejar de fumar.

Otros beneficios:

El dejar de fumar empodera a la persona ya que ella logra sentirse libre y responsable de sus actos. El fumador que quiere dejar el hábito nocivo y no puede se siente preso, esclavo de un comportamiento dañino. Su autoestima baja y con ella su posibilidad de conseguir nuevos objetivos.

El fumador sabe que el tabaco mata, que va a vivir menos, que corre muchos más riesgos de sufrir un sinnúmero de enfermedades, que le roba tiempo con sus afectos, que no le permite realizar actividades deportivas en forma plena y que disminuye su capacidad sexual entre muchos perjuicios más. Si, ya lo dijimos todo esto y él lo sabe. Claro que lo sabe. Y quiere dejar y no puede. Todo esto se lo dice su entorno pero él no puede dejar. Se lo piden sus afectos más importantes, se lo ruegan porque saben todo el mal que él se hace y no puede. No puede.

Psicológicamente el poder dejar de fumar es una puerta que se le abre al ex fumador para que pueda vivir una vida con sentido, más feliz, siendo un modelo adecuado en su hogar, sin culpa, sin olores o mala apariencia, con poder sobre si mismo y sobre sus actos. El dejar de fumar, por los grandes beneficios que brinda, es una de las decisiones más importantes y más gratificantes que va a tomar en su vida.

Si tiene alguna duda o quiere conocer más sobre su caso en particular, lo invitamos a realizar una consulta haciendo clic aquí

Por más información [haz clic aquí]

Beneficios de dejar de fumar, primera parte

El dejar de fumar es una de las decisiones más importantes que puede tomar una persona ya que los beneficios que acarrea son tantos que produce un cambio total en su vida.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud la mitad de los fumadores van a morir víctimas del consumo de tabaco y todos los fumadores van a ver afectada su salud. Esto se debe a que el cigarrillo está compuesto de tabaco y más de 600 aditivos agregados, entre ellos arsénico (mata ratas), cadmio (usado en las baterías), metanol, cromo, níquel, berilio, polonio 210 (sustancia radiactiva) y amoníaco. La hoja de tabaco tiene nicotina, sustancia sumamente adictiva, lo que genera que sea muy difícil el dejar de fumar.

Como consecuencia de prender un cigarrillo se genera un humo altamente tóxico, que al día de hoy mata a más de un millón doscientas mil personas al año, que jamás fumaron un cigarrillo. Estas víctimas de amigos, familiares y desconocidos fumadores, mueren debido a que respiran monóxido de carbono y más de 400 toxinas, de las cuales se sabe al día de hoy que más de 40 de ellas son cancerígenas. Para peor, el humo que se ve representa menos del 10 % de lo que produce el cigarro. El resto son gases invisibles, venenosos algunos, que generan, entre otros riesgos, que todos los órganos reciban menos oxígeno cada día. Uno de los productos más peligrosos que se encuentran al quemar tabaco es el alquitrán, sustancia química negra que produce una capa pegajosa en los pulmones, afectando todo el sistema respiratorio.

Beneficios:

Capacidad respiratoria:

Mejora la función pulmonar, disminuye la tos y la falta de aire en el corto plazo desapareciendo esa problemática a mediano plazo. Mejoran los ronquidos lo que permite que la persona descanse mejor. Detiene el daño pulmonar y previene los enfisemas. Reduce el riesgo de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Capacidad cardíaca:

Disminuye la presión arterial y mejora la circulación. Disminuyen los riesgos de sufrir infarto de miocardio,  aneurismas, ictus cerebral y vasculares periféricas. Al año disminuyen los riesgos de enfermedades coronarias a la mitad. A los 10 años, la persona queda en la misma situación que un no fumador.

Abdomen y Diabetes

El fumar genera deficiencia de estrógenos. Esto que provoca que la grasa que antes era acumulada en los glúteos se empiece a acumular en el abdomen. El dejar de fumar evita este efecto.

Además, disminuye el riesgo de sufrir diabetes. Y si ya se tiene diabetes el dejar de fumar ayuda a mantener controlados los niveles de azúcar en la sangre.

Capacidad física:

Al tener mayor capacidad respiratoria la persona puede realizar actividad física de una forma más plena y activa. Mejora su estado de ánimo y su nivel de energía. La recuperación del cuerpo posterior a realizar ejercicio físico será más rápida. Disminuyen los riesgos de lesiones, aumenta la resistencia, la flexibilidad y la fuerza muscular. 

Cáncer: 

El tabaco es la causa número 1 de cáncer en el mundo. Los posibles tipos de cáncer que puede sufrir un fumador son: cáncer de pulmón, de laringe, de boca, esófago, garganta, vejiga, riñón, hígado, estómago, páncreas, colon y recto, y cérvix o cuello uterino. También leucemia mieloide aguda. El dejar de consumir tabaco reduce notablemente el riesgo de sufrir cualquier tipo de cáncer. Incluso si ya se tiene esta enfermedad el dejar de fumar reduce el riesgo de muerte.

Ansiedad:

A diferencia de lo que se cree popularmente el dejar de fumar reduce la ansiedad. Según un estudio de la University College London y publicado por la revista de la British Heart Foundation el fumar aumenta el 70 % las probabilidades de sufrir depresión y ansiedad. La falsa creencia de que reduce la ansiedad tiene su origen en que el fumador se hace adicto a la nicotina. Esto genera, en el momento de consumirla, una falsa sensación de que el cigarrillo relaja pero lo que realmente ocurre es que la persona corta el síndrome de abstinencia. Al dejar de fumar en forma definitiva la persona pasa a no necesitar la nicotina, lo que genera que la persona esté mucho más calmada y relajada.

En la próxima entrada podrá conocer más beneficios. Si tiene alguna duda o quiere conocer más sobre su caso en particular, lo invitamos a realizar una consulta haciendo clic aquí

× Enviar WhatsApp aquí