¿Por qué nos cuesta tanto cambiar los hábitos alimenticios?

Nos resulta muy difícil cambiar hábitos en nuestra vida, ya sean alimenticios, de falta de entrenamiento o vicios como el consumo de tabaco.

La mayoría de las personas utilizan el mismo camino para ir al trabajo desde hace años, ¿Verdad? ¿Que sucedería si se propusiera cambiar de ruta? Aún sabiendo que puede resultar interesante y seguramente le podrá brindar una vista más hermosa que el anterior, por algún motivo su mente genera un instinto de protección, una resistencia a ir por el camino nuevo.

¿Porque cambiar aquello que hasta ahora me mantuvo seguro?

Ese camino, que durante varios años hemos transitado y que nos brindó seguridad y comodidad, ya no lo utilizaríamos más.

Una conducta repetida en el tiempo se transforma en un hábito.

Desde pequeños aprendemos como alimentarnos. Los humanos adquirimos conductas que, tanto en nuestra familia como en nuestra cultura, son consideradas como adecuadas y permitidas.

Hasta hace pocas décadas el sobrepeso y la obesidad eran símbolos de belleza. Una persona delgada era considerada como enferma y de hecho estéticamente repudiada.

Las épocas cambian, la ciencia y la medicina han avanzado a pasos agigantados. Hoy sabemos que la obesidad lejos de ser un estándar de salud y belleza es una condena, ya que aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y metabólicas como la diabetes, entre otras.

¿Que sucede en nuestro cerebro?

¿Porque sabiendo toda esta información nos cuesta tanto cambiar?

La respuesta es sencilla: a la mente no le gustan los cambios. Para nuestra mente generar hábitos nuevos implica un gasto de energía. Y esto le genera estrés.

Lo mismo ocurre cuando queremos aprender una ruta nueva para ir a trabajar: los semáforos, la dirección de las calles, todo eso implica información nueva que nuestro cerebro debe procesar y analizar para crear nuevas respuestas, nuevos hábitos. En definitiva nuestra mente debe generar nuevos circuitos neuronales y “ destruir” otros.

Esta misma fórmula se aplica cuando queremos cambiar la forma de alimentarnos. Sabemos que no podemos vivir sin comer, pero el COMO nos alimentamos, lo que elegimos, absolutamente todo repercute en nuestro organismo.

El famoso: “ el lunes empiezo”

Sucede de manera similar con el ejercicio. Cuando adquirimos el hábito de salir a caminar o de entrenar en un determinado deporte nuestro cuerpo al inicio genera resistencia, nuestra mente busca mantenernos en nuestro “lugar de seguridad”. Nos llenamos de pretextos: “ estoy agotado”, “ el gimnasio me queda muy lejos”, “ este mes imposible, arranco el mes que viene”. Estas son algunas de las formas que encuentra nuestra mente de mantenernos “a salvo” pero a la vez alejados cada vez más de nuestros objetivos. Este circuito sin salida nos mantiene en un lugar estático, en el lugar de “ no hacer”, en un estado de “trance” negativo del cual es muy difícil salir.

Realizar un cambio de hábito implica un cambio de perspectiva, significa llevar a la conciencia de que usted tiene la capacidad de generar una ruta “ alternativa”, un camino diferente.  Para nuestra mente implica salir del modo “ no hacer” a la acción y sobre todo, el desafío de mantenernos en este nuevo camino. Cuando esto sucede son sorprendentes los resultados y las metas que usted va a poder realizar. Por lo tanto, si usted desea cambiar sus hábitos alimenticios, no lo dude, elija el camino que desea y comience a recorrerlo.

En el Centro de Hipnosis Uruguay le ayudamos a que pueda descubrir y comenzar a transitar por esa “ruta diferente” que lo conducirá hacia su propia meta.

Puede hacer su consulta online gratis haciendo clic acá o puede conocer más sobre nuestro Programa Adelgace ya acá.

Deja un comentario

Le regalamos una sesión de autohipnosis

Relájese profundamente
Aprenda a mejorar su sueño
Sienta menos ansiedad y estrés
DESCARGAR MANUAL (Gratis)
close-link