¿Por qué nos duele la panza frente al estrés?

¿Qué ocurre en nuestro cuerpo cuando estamos frente a situaciones de estrés o ansiedad? ¿Por qué nos duele la panza cuando sentimos miedo, estrés o ansiedad? ¿Por qué a ciertas personas se les cae el pelo cuando sufren de estrés?

Hace muchos años se creía que la mente y cuerpo funcionaban de forma independiente, como dos sistemas en paralelo. Como si estuvieran desconectados.

Con los avances de la ciencia sabemos que es nuestro cerebro es quien comanda nuestro organismo, una maquinaria que logra así mantener el equilibrio.

La balanza del cuerpo: el cerebro bajo estrés

Simplificando todo el sistema, podríamos decir que nuestro cerebro funciona como una balanza:

Cuando ocurre una situación que se percibe como estresante o amenazante inclina la balanza hacia un extremo. En ese extremo se activa nuestro sistema “simpático”, un sistema de “alarma”. Una alarma que provoca que nuestro corazón lata más rápido, que nuestra respiración se acelere y que nuestros músculos se contraigan. Lo que sucede es que se liberan a la sangre cocktail de hormonas del estrés, como la adrenalina y el cortisol, para responder de forma rápida y  efectiva.

Por el contrario, si nos encontramos ante una situación donde nos sentimos seguros y tranquilos, la balanza se inclinará al extremo opuesto, activando nuestro sistema “parasimpático”. Este sistema prácticamente genera lo contrario al sistema “simpático”: baja la frecuencia cardíaca, disminuye la presión arterial y favorece la relajación muscular.

Balanza mal calibrada: dolor de panza y ansiedad

Muchas veces nuestra balanza se encuentra mal “calibrada” y cualquier conflicto o situación, incluso nuestros pensamientos pueden generar que la balanza se incline hacia un extremo de forma exagerada.

Esto ocurre sin darnos cuenta, sucede de forma inconsciente, y muchas veces circulamos por la vida con la balanza “mal calibrada”. Lo que sucede es que nos sentimos sobrecargados y agobiados, ya que la balanza registra todo lo que nos sucede de forma errónea.

Al estar ansiosos o tener estrés crónico, el impacto prolongado de las hormonas del estrés que se liberan a la sangre, termina siendo nocivo y repercute en todos nuestros órganos.

Cuando la balanza se inclina hacia el lado “simpático”, que de simpático tiene poco, los órganos que se activan reciben mayor “atención”. Se les da la preferencia a los músculos, el corazón y los pulmones, dejando en segundo plano a aquellos órganos no tan necesarios en una situación de estrés, como el sistema digestivo y la piel.

Por lo tanto, no ha de sorprendernos que nos duela la panza ante situaciones que nos generan ansiedad o tensión. Esto se debe a que literalmente nuestro estómago recibe menos flujo de sangre, se contrae y esto nos produce dolor.

El impacto del estrés en el cuerpo puede ser muy variado. Por ejemplo, es muy frecuente encontrar personas que frente a situaciones de estrés crónico se les cae el cabello. Esto se entiende dado que nuestro sistema de alarma no prioriza nuestro pelo ante una supuesta situación de estrés.

Cómo calibrar la balanza: la hipnosis

La hipnosis clínica es una estrategia muy efectiva que nos ayuda a  calibrar nuestra balanza y nos permite llevar una vida mas saludable y plena.

La hipnosis nos ayuda a liberar esa carga innecesaria y nos enseña a equilibrar las situaciones sin sobrecargar ningún lado de esa balanza.

Queremos invitarle a que nos cuente su situación a través de nuestras consultas gratis online.

Deja un comentario

Le regalamos una sesión de autohipnosis

Relájese profundamente
Aprenda a mejorar su sueño
Sienta menos ansiedad y estrés
DESCARGAR MANUAL (Gratis)
close-link